¿Qué Es La Observación De Aves?

Observadores de aves en una salida al campo. Foto: Cajachos Birders.

No hay nada como las aves. A diferencia de otros grupos animales las aves tienen una gran variedad de formas y colores, están en todo lugar, producen cantos espectaculares, y son fáciles de ver. 

Estas son algunas de las razones por las que hay muchos aficionados a la observación de aves.

La fascinación por las aves tiene el poder de cambiar actitudes humanas. Las aves han sido la razón para que muchos apreciemos el mundo natural y la inspiración para movimientos conservacionistas.  

¿Qué es la observación de aves?

La observación de aves es una forma de observación de fauna silvestre pero dedicada a las aves. En su forma básica, la observación de aves consiste en salir al aire libre, para disfrutar de la observación y también los cantos de las aves.

Algunos consideran a la observación de aves un pasatiempo, otros un deporte científico, y otros una pasión.  

Observador de aves, avistador de aves o pajarero. 

En América Latina, la observación de aves es una actividad que recién se está popularizando. Tan es así que el uso de un término adecuado, para esta actividad en sí, y para los aficionados que la practican, todavía está por establecerse. 

La observación de aves se inició en Europa donde a la actividad se le conoce como “Birdwatching”. A la persona que practica la actividad se le conoce como un “birdwatcher”. La traducción directa al español sería “observación de aves” y “observador de aves” respectivamente.

Quizá estos son los términos más usados, mayormente en comunicación formal.

Otros términos incluyen “avistamiento de aves” así como también “pajareo”. A los aficionados a los pájaros se les conoce como pajareros. 

Pajarear es quizá el término menos formal pero el más usado entre las personas que practican activamente la observación de aves; especialmente en comunicación oral. Pajarear, para referirse a la observación de aves es poco usado en comunicación formal escrita.

De manera que un entusiasta de las aves puede ser conocido como un observador de aves, un avistador de aves, o un pajarero.

Muchas personas ofrecen comidas a las aves con el motivo de atraerlas a sus ventanas y jardines. Esta es una forma pasiva de observar y disfrutar de las aves.  Foto: Joao Carvalho.

Tipos de observadores de aves.

En términos generales, existen dos tipos de observadores de aves:  

Observadores de aves pasivos: Este grupo está conformado por individuos a los que les gusta observar aves de una manera casual. Lo hacen en sus jardines, parques, y áreas naturales cercanas. Los observadores de aves pasivos conocen las aves más grandes y visibles. Este grupo sale a observar aves de manera esporádica.

Observadores de aves activos: Estos son muy dedicados y saben muchos sobre la identificación visual y auditiva de muchas aves. Hay quienes se interesan en la distribución, la  migración y uso del hábitat de muchas especies de aves. Los observadores de aves activos salen frecuentemente en busca de aves y mantienen listas de observación de cada salida así como también listas de las aves que han visto en su ciudad o país. 

Esta separación en grupos es subjetiva. Hay quienes pueden ser observadores activos o pasivos durante partes del año.  

Significado del término pajarear o pajarero.

Los términos “pajarear” y “pajareo” ya tienen un significado que para la mayoria no implica una afición o afinidad por la observación de aves. 

Pajarear” puede significar ahuyentar pájaros, referirse a alguien que no está concentrado o no está haciendo nada, o a una persona confundida.  

Un hecho que es interesante con respecto a la palabra pajarear es que la popular página web eBird traduce y usa la palabra pajarear para referirse a la observación de aves.

Es probable que con el tiempo y el incremento de la popularidad de la observación de aves, las palabras pajarear y pajarero se popularicen y establezcan como la más común para referirse a la actividad de observar aves. 

Inicios de la observación de aves como actividad.

La observación de aves como una actividad recreativa fue identificada como tal a comienzos del siglo XX. Pero esto no significa que el interés humano por las aves empezó el siglo pasado. Desde los inicios de la la especie humana, la intriga y atracción hacia las aves lo comprueban tallados en piedra y pinturas rupestres.  

Antes que se reconozca a la observación de aves como una actividad recreativa, el interés por identificar a las aves consistió en cazarlas con armas de fuego para su identificación, ya muertas, en la mano. Es obvio que esto no puede ser propiamente llamado observación de aves.  

Las aves están en todo lugar. Algunas, como este Gorrión Europeo, son comunes en zonas urbanas. Foto: Sadro Chang.

¿Cómo surgió el interés organizado por la observación de aves?

Los primeros indicios de la observación de aves como actividad organizada aparecen en Gran Bretaña a finales del siglo XVIII. Inicialmente, el interés por las aves se limitaba a cazarlas para su consumo o por sus plumas ornamentales para su uso en sombreros y otras prendas de vestir. 

Pero la caza excesiva originó una reacción por parte de naturalistas y conservacionistas quienes se unieron para formar un grupo de oposición contra la caza indiscriminada de las aves. Como parte de las actividades del grupo de oposición, se empezaron a organizar salidas al campo con el propósito de observar aves. Se puede decir que estos fueron los primeros observadores de aves.

Es muy probable que personas interesadas en el mundo natural ya salían al campo a disfrutar de las aves pero de manera aislada.  

En los Estados Unidos también sucedió algo similar. En este caso, la Sociedad Audubon fue creada en parte para proteger a las aves de la caza excesiva con el propósito de obtener plumas ornamentales. 

El primer libro sobre la “observación de aves” con el título precisamente “Observación de aves” se registró en Gran Bretaña en el año 1901. 

Explosión por la afición a las aves en Norteamérica.

La primera guía para la identificación de aves en los Estados Unidos fue “Birds through an Opera Glass” publicada en el año 1889 por Florence Bailey. Años más tarde, la observación de aves en América del Norte aumentó en popularidad a raíz del trabajo ornitológico de Ludlow Griscom.

En 1934 el  naturalista y observador de aves Norteamericano Roger Tory Peterson publicó su primera guía de identificación de aves de Norteamérica. Esta guía fue la primera en tener ilustraciones de calidad mostrando detalles específicos de cada especie de ave. 

Con el propósito de hacer un muestreo sobre la popularidad de esta guía de campo solo se imprimieron 1,000 ejemplares. La acogida fue impresionante para la época. Los 1,000 ejemplares imprimidos fueron comprados en la primera semana de su publicación.

 La disponibilidad de ilustraciones detalladas de cada especie de ave en láminas con pinturas de aves de colores vibrantes en varias posiciones, para muchos, abrió las puertas al mundo de las de aves.

Las primeras expediciones ornitológicas a la región Neotropical fueron muy importantes para obtener información sobre la avifauna Neotropical. Esta información dio pie a un mayor interés por las aves de la región.  En esta foto, el ornitólogo pionero Frank Chapman en una expedición ornitológica en los Andes de Colombia. Foto: Cortesía de Joel Cracraft, (American Museum of Natural History).

Inicios de la observación de aves en América Latina. 

Las aves están bien representadas en tejidos, trabajos cerámicos, y pinturas rupestres de las culturas ancestrales en Latin America. Es muy probable que en ese entonces ya habían aficionados a las aves.

La llegada de los españoles a América Latina marcó la era en la que naturalistas y entusiastas de las aves registraron su afición en manuscritos y pinturas.

Luego continuó el interés científico por las aves de Sudamérica el cual atrajo ornitólogos y exploradores Europeos y Norteamericanos. Estos obtuvieron información básica sobre la avifauna Neotropical. Esta información primaria fue la chispa que despertó el interés de muchos hacia las aves de la región Neotropical. 

La observación de aves, en ese entonces, fue una actividad tradicionalmente practicada por Norteamericanos y Europeos. Con la creciente facilidad en el transporte, las visitas de observadores de aves se hizo más frecuente. Algunos ornitólogos y observadores de aves establecieron residencia en países Latino Americanos. De ahí es que residentes locales empezaron a tomar interés por la actividad.

Quizá el factor más importante en la explosión del interés por las aves en América Latina fue la facilidad de comunicación en intercambio de información a través de la internet. 

Existen miles de entusiastas por las aves en grupos de interés de cada país Latino Americano en las redes sociales. El acceso a un mar de información en la internet ha abierto las puertas a una actividad que muchos encontramos fascinante.  

Entre los nuevos entusiastas de la observación de aves están aquellos que han conectado su gusto por las aves con la posibilidad de construir una carrera en el sector de servicios turísticos  de guiado a observadores de aves extranjeros. Los guías de observadores de aves agrupa a quizá los pajareros más activos entre los observadores de aves.

MÁS ACERCA DE LA OBSERVACIÓN DE AVES:

1 2