Flamencos: Datos e Información


Flamencos de James. Foto: Christian-Mehlfuhrer.

Clasificación 

Los flamencos pertenecen a la familia  Phoenicopteridae.

Parientes Cercanos 

Sus parientes mas cercanos son los zambullidores. Los flamencos son parientes más cercanos a las palomas y tórtolas que a otras aves acuáticas de apariencia similar.

Conservación

Las mayores amenazas son la perdida de hábitat por contaminación, colección de huevos, también cambio climático.

Distribución

Los seis especies de flamencos se encuentran en las Américas, África, Asia y Europa.

Dieta

Se alimentan de invertebrados muy pequeños y algas en suspensión en el agua y lodo.

Habitat

Habitan cuerpos de agua poco profundos, normalmente salinos, salobres o alcalinos en áreas que van desde el nivel del mar hasta los 5,000 m.

Índice

Etimología

El significado del nombre científico de los flamencos hace alusión al color rojo o rosado. Los flamencos se agrupan en tres géneros que son Phoenicopterus, Phoenicoparrus, y Phoeniconaias. Phoeni en griego significa plumas rojas. Phoenix, que también puede ser una derivación, significa de color rojo o carmesí.

El nombre “flamenco” provendría de la traducción directa del portugués o español. Llama, significa fuego, el cual aplicado al ave de color rosado o magenta significaría “color de la flama o color del fuego”. Alternativamente, podría haber provenido de la lengua provenzal (sur de Francia) que significaría “flama” y estaría influenciado por la lengua germánica a traves de sufijos, resultando en “fleming” o “flamengo” (Harper, 2019).

Parihuana o Pariguana en los Andes de Sudamérica

Un nombre muy común con el que se conoce a los flamencos en los Andes de Sudamérica es “parihuana” que provendría de la lengua quechua y el otro nombre es “parina” del aimara con múltiples variantes e.g. “pariguana” en Bolivia y Perú, mientras que “paruela” o “pariona” en la región centro-sur andina de Perú (Cerrón-Palomino, 2004). Otros nombres locales provienen de dialectos quechuas, aimaras y/o kunza de los altos Andes de la región de Atacama, Chile y Bolivia, siendo estos: “Guaichete” para Phoenicopterus chilensis, “Tococo” para Phoenicoparrus andinus, “Chururu” para Phoenicoparrus jamesi. Y “Jetete” para individuos inmaduros, faltos de coloración, de la típica coloración rosa (Johnson et al. 1957).

Volver arriba

Clasificación Taxonómica

Los primeros estudios genéticos sobre la taxonomía de los flamencos (Sibley et al. 1969, Salzman, 1993) sugieren una afinidad genética con las cigüeñas y garzas así como también con los ibices y espátulas. Otros estudios (Johnson et al. 2006) sugieren que los flamencos son también parientes lejanos de los patos y gansos basados en el hecho que comparten los mismos parásitos (piojos) que se encuentran exclusivamente en estos grupos de aves. Los parásitos son frecuentemente usados como indicadores de afinidad genética.

Esta clasificación duro por mucho tiempo hasta que estudios genéticos con técnicas más avanzadas inesperadamente encontraron que los parientes más cercanos a los flamencos son los zambullidores y que los flamencos y zambullidores deben de ser agrupados independientemente de las garzas, cigüeñas, íbices, y espátulas. Estos estudios también encontraron algo aún más inesperado; los flamencos y zambullidores están más cercanamente relacionados a las palomas y tórtolas que a cualquier otro grupo de aves asociadas a hábitats acuáticos (Jarvis et al. 2014)

Flamencos y Zambullidores

Estudios moleculares han sugerido una estrecha relación entre flamencos y los zambullidores, (Chubb, 2004; Ericson et al. 2006). Los estudios moleculares son corroborados por rasgos morfológicos compartidos entre solamente los flamencos y zambullidores los cuales no se encuentran in ningún otro tipo de aves.

Origen de los Flamencos

Una reciente publicación de Hood y colaboradores de 2019, identifica al “hueso cuadrado” (hueso que conecta la mandíbula con el cráneo) en un fósil de alrededor de 55 millones de años de antigüedad encontrado en Asia. La forma de este hueso solo se encuentra en los flamencos y zambullidores. El fósil encontrado en Asia representa el registro más antiguo conocido de un linaje de los flamencos en Asia y sugiere que los antepasados de flamencos y zambullidores modernos pudieron haber aparecido por primera vez en Asia antes de extenderse por el resto del hemisferio norte y luego mudarse al hemisferio sur mucho más tarde.

Volver arriba


Forma del pico de un flamenco de quilla profunda (izquierda) y uno de quilla poco profunda (derecha).

Subgrupos en Flamencos

Las especies de flamencos existentes pueden ser agrupadas en dos grupos que incluyen flamencos de quilla poco profunda y flamencos de quilla profunda.

Los flamencos de Quilla poco profunda pertenecen al género Phoenicopterus. Estos tienen la mandíbula superior tan ancha como la anchura de la mandíbula inferior. El largo del interior del pico está atravesado por láminas externas distales que se curvan hacia abajo para evitar que el pico se cierre por completo.

Los flamencos de quilla profunda pertenecen a los géneros Phoeniconaias y Phoenicoparrus. Estos tienen la mandíbula superior mucho más angosta que la maxila o mandíbula inferior. La abertura dorsal está atravesada por láminas exteriores horizontales y distales.

Flamencos Modernos

Los flamencos modernos (Phoenicopteridae) ocupan un nicho ecológico altamente especializado y tienen buena información en cuanto a registros fósiles. Sin embargo, las investigaciones moleculares para determinar relaciones de parentesco entre las seis especies existentes han sido limitada.

Un estudio que uso marcadores mitocondriales (ADNmt) (Torres 2014) confirma la presencia de una única meta población precursora de los flamencos modernos. Esto quiere decir que los flamencos siguen perteneciendo a un solo grupo con los subgrupos de flamencos con quillas poco profundas (Phoenicopterus sp.) y el otro grupo de flamencos de quilla profunda (Phoeniconaias minor y Phoenicoparrus sp.). Los zambullidores siguen siendo el linaje más cercano a los flamencos.

La filogenia de los flamencos grandes (el europeo, el americano y el chileno) es congruente con clasificaciones previas de flamencos basados en la morfología de la alimentación. Los flamencos modernos probablemente se originaron en el Nuevo Mundo con cada sub clado dispersándose a través del Atlántico hacia el sur. El estudio también estimó que el tiempo de divergencia coloca a los flamencos entre las familias más jóvenes de aves, en contra de la noción clásica de que los flamencos serían una de las familias más antiguas basadas en biogeografía y el registro fósil.

Volver arriba

Flamencos de las Americas

Flamenco Andino o Parina Grande (Phoenicoparrus andinus)

flamenco andinoEs el flamenco más grande. El cuerpo es de color rosa pálido con partes del pecho, coberteras del ala roj0-violáceo más brillante. La patas son amarillas. El pico es más grande que en otros flamencos y es amarillo pálido en la base y el resto negro
Altura: 100 a 140 cm (3.25 – 4.60 ft).
Peso: 4 kg (8.8 lb).
Distribución: Andes del sur del, Perú, Chile y Argentina a elevaciones de 2700 3400. Raro en la costa del Perú. Tambien en llanuras argentinas y costa del sur de Brasil. Foto: Tapaculo99.


Flamenco de James o Parina Chica (Phoenicoparrus jamesi)

flamenco de JamesEs el más pequeño de los flamencos andinos. Rosado con plumas rojo carmesí en espalda y un collar rojo carmesí. Las plumas de vuelo son todas negras y tiene las patas todas rojas.

Altura: 90–92 cm (2.95–3.02 pies).
Peso:  2 kg (4.4 lb).
Distribución:  Mesetas alto andinas del sur de Perú, noreste de Chile, oeste de Bolivia y el noroeste de Argentina, donde suelen agregarse en temporada reproductiva. Foto: Christian-Mehlfuhrer.


Flamenco Chileno o Austral (Phoenicopterus chilensis)

flamenco chileno

El plumaje es más rosado que en el flamenco europeo, pero mucho menos que el flamenco americano. Se puede diferenciar de estas especies por sus patas grisáceas con articulaciones o rodillas rojizas. Más de la mitad del pico es negro y el ojo es pálido.
Altura: 95-105 cm (37-41 pulgadas).
Peso: 2.5-3.5 kg (5.5-7.7 lb).
Distribución: Andes de Ecuador, Perú, Chile y Argentina a elevaciones de 2700 3400. También en zonas en estos países, al este de Brasil, y algunas de las islas Galápagos. Foto: Evelyn Tavera.


Flamenco Americano o del Caribe (Phoenicopterus ruber)

american flamingo_Everglades National Park

Es mayormente rojo salmón. Las plumas coberteras del ala son de color rojo muy intenso, y las plumas de vuelo son negras. El pico es rosado y blanco con una extensa punta negra, las patas son completamente rosas.
Altura: 120 a 145 cm (47 a 57 pulgadas).
Peso: Machos: 2.8 kg (6.2 lb), Hembras: 2.2 kg (4.9 lb)
Distribución: Colombia, Venezuela, islas de Caribe, el norte de Brasil, costa norte de la península de Yucatán, y el sur de la Florida en USA. GTM Nerr/Flickr/CC by 2.0

Volver arriba

Flamencos de Africa y Europa

Flamenco Menor o Africano (Phoeniconaias minor)

flamenco enanoEs el flamenco más pequeño. La mayor parte del plumaje es de color blanco-rosado. Las piernas y patas son rojas. El pico es totalmente negro o negro rojizo. El color del pico y la diferencia en tamaño lo diferencia del flamenco europeo con el que a veces se encuentra en el mismo hábitat.

Altura: 80 a 90 cm (31 a 35 pulgadas).
Peso: 1.2 a 2.7 kg (2.6 a 6.0 lb).
Distribución: Mayormente en Africa, sureste de Asia y noreste de India. Foto: Angel Williams.


Flamenco Europeo o Grande (Phoenicopterus roseus)

flamenco europeoRosado pálido con las coberteras del ala más intensamente rosadas o rojizas. Las plumas primarias de las alas son negras. El pico es rosado con un punta negra. Las patas son completamente rosadas.
Altura: 110-150 cm (43-59 pulgadas)
Peso: 2-4 kg (4.4-8.8 lb).
Distribución: zonas costeras y de humedales de África, el sur de Asia, en Oriente Medio y el sur de Europa.
Foto: Sergey Yeliseev.


Volver arriba

Comportamiento y Ecología

Habitat y Moviemientos

Los flamencos en general forrajean y se reproducen en cuerpos de agua poco profundas dulces o salobres. También pueden usar cuerpos de agua tan profundas como el largo de sus patas. Los flamencos alto Andino mayormente se restringen a lagunas y cuerpos de agua alcalinos entre los 2400 y 4500 m, pero también bajan a cuerpos de agua localizados al nivel del mar.

Los flamencos son gregarios durante todo el ciclo anual. Muchos de los cuerpos de agua poco profundos son efímeros y pueden contener agua solo en años de abundante lluvia. Es así que los flamencos son nómadas por naturaleza siempre buscando los mejores hábitats para alimentarse y reproducirse.

Vocalizaciones

Los flamencos son ruidosos especialmente cuando están en bandadas. Sin embargo, el repertorio de sus vocalizaciones se limita a llamados y gruñidos cortos de tipo nasal con calidad de trompeta. Estos llamados son utilizadas por los adultos para identificar a sus polluelos en los grupos de guarderia de jóvenes a la hora de la alimentación.

Flamenco Andino, bandada

Flamenco Andino un individuo


Flamenco de James


Flamenco Chileno


Flamenco Menor

Alimentación

Los flamencos se alimentan de larvas de insectos, algas, una gran variedad de invertebrados que son obtenidos por filtración. El pico de los flamencos esta equipado con unas laminillas y cerdas a lo largo de la madíbula superior e inferior. También tienen una lengua carnosa y con filamentos que actua como un pistón en un motor succionando agua y expulsandola a traves de las laminillas y filamentos reteniendo las algas e invertebrados en suspension en el agua o lodo.  La alimentación se realiza con el pico invertido.

Cada especie y grupo de especies posee filtros adaptados para consumir mayormente algas o invertebrados de tamaños específicos.

Tamaño Aproximado del Alimento

Los filtros y estructuras especializadas en el pico de los flamencos les permiten consumir una gran variedad de ítems alimenticios de diferentes formas y tamaños. Estos incluyen pequeños crustáceos (7 x 10 mm), gasterópodos (3 x 12 mm), nemátodos (1 x 20 mm), oligoquetos (0.8 x 35 mm), insectos (0.8 x 4 mm), algas (0.03 x 0.1 mm) e invertebrados pequeños.

Los flamencos del grupo de quilla poco profunda (Phoenicopterus sp.) tienen estructuras para filtrar y retener preferentemente ítems de gran tamaño. El otro grupo, los de quilla profunda (Phoeniconaias minor y Phoenicoparrus sp.) tienen estructuras para filtrar y retener los ítems más pequeños, lo que los convierte en especialistas en algas y invertebrado pequeños (Jenkin 1957).


Partes del pico de un flamenco (izquierda).  El crustaceo Artemia salina (derecha) es un alimento importante para los flamencos y es rico en carotenoides y cantazantina que contribuyen a la coloración rosado y carmesí de los flemencos.

Alimento y el Color del Plumaje

Los colores y la intensidad del rosado, rojizo o carmesí proviene de los carotenoides en los invertebrados consumidos por los flamencos. Las enzimas hepáticas desdoblan los carotenos los cuales son fijados en el plumaje del ave. Cambios estacionales en el contenido enzimático, alimentación, y desdoblado de los carotenoides resultan en colores más intensos y brillantes durante la temporada reproductiva, los cuales dan una idea del estado de salud y edad necesarios para atraer al sexo opuesto .

La disponibilidad de alimentos con altos contenidos de carotenoides también se refleja en el plumaje de los flamencos. Por ejemplo, el alto contenido de beta-caroteno en el alimento del flamenco americano se refleja en el color rojo más brillante. Por otro lado, la falta de abundante beta-carotenos en el alimento de flamencos africanos resulta en que estos sean de una coloración rosa más pálido (Amat et al. 2011).

Volver arriba

Reproducción

Los flamencos forrajean, se reproducen y migran en bandadas. En el caso de los flamencos sudamericanos, un ciclo anual incluye periodos de formación de parejas, construcción de nidos, cópulas, posturas, eclosión, y el cuidado de los polluelos. Este último periodo incluye la agregación infantil y dispersión de polluelos.

Los periodos reproductivos de los flamencos del género Phoenicoparrus sp., son muy sincronizadas comenzando en agosto y culminado en mayo, cada uno de estos periodos reproductivos puede tener una duración de hasta tres meses, hay cierta sincronización con el flamenco chileno (Rodríguez, 2005).

Cortejo Reproductivo

Los flamencos exhiben un cortejo reproductivo comunal, el cual se cree que incentiva a las parejas reproductivas a empezar el proceso de cría de manera sincronizada. El cortejo comunal consiste en la formación de grupos de un promedio de 40 a 60 individuos los cuales se agrupan y marchan a la vez.

No es claro cómo es que estos grupos se forman. Durante el periodo de cortejo existen muchos intentos de formación de grupos, pero solo algunos culminan en un grupo que marcha y se mantiene unido por un periodo de cortejo.

La formación del grupo consiste en algunos individuos que se congregan a hacer movimientos específicos tales como rascarse la espalda con el pico, abrir las alas y cerrarlas, estirar el cuello y rotar la cabeza. Otro individuos, hembras y machos se unen al grupo o lo dejan. Cuando el grupo forma un tamaño mínimo es cuando parece tomar una dirección, sin un aparente liderazgo de uno o varios individuos.

Volver arriba


Flamencos Andinos en una marcha nupcial en la que aparentemente se forman las parejas de cría.  

Formación de la Pareja y Cópula

Durante y después del periodo de cortejo las parejas se forman y comienzan a buscar un lugar adecuado para empezar la construcción del nido. Miembros de la colonia elije un lugar que reúna las condiciones para la nidificación. Cada pareja entonces elije un lugar dentro de esta área adecuada para empezar la construcción del nido, el cual consiste en un montículo de barro con una copa poco profunda en la parte superior (Studer-Thiersch, 1975).

Los flamencos forman parejas para cada temporada de cría y se cree que son monógamos. Por lo menos las parejas de flamencos en cautiverio permanecen juntas. Sin embargo, no es claro si las parejas en estado silvestre mantienen la misma pareja a través de los años ya que realizan despliegues de cortejo para justamente encontrar una pareja al inicio de cada temporada reproductiva.

Durante la construcción del nido la pareja copula muchas veces mayormente cuando la hembra esta posada en el nido. Los nidos están construidos a una distancia mínima de otros nidos y cada pareja defiende el espacio alrededor de su nido. Una vez que el nido está construido y la copa de la parte superior empieza a secar, la hembra pone un solo huevo que es incubado por la hembra y el macho.

Incubación y Cuidado de los Polluelos

Los adultos incuban al huevo por un periodo de 27 a 31 días. El polluelo eclosiona con un plumaje de plumón similar a la de un polluelo de pato o pollo. El polluelo permanece en el nido por 7 a 12 días después de los cuales empieza a explorar los alrededores del nido. Los dos padres alimentan al polluelo con una leche de color rojo producida por glándulas especiales en el estómago de los adultos. La leche producida es muy rica en grasas, proteínas y también incluye componentes de sangre de los adultos. La producción de leche es una de las similares que los flamencos comparten con las palomas, las cuales también produce leche para alimentar sus polluelos.

Después de aproximadamente dos semanas de edad, los polluelos empiezan a formar grupos pequeños generalmente cerca a sus nidos. En cuanto crecen y son capaces de movilizarse más, empiezan a formar grupos más grandes que se movilizan más como grupos. Estos grupos son conocidos como guarderías y congregan a veces a todos los polluelos de la colonia cuando esta es una colonia de cría pequeña. Los padres continúan alimentando a los polluelos con leche de flamenco.

En aproximadamente tres meses de edad, los polluelos tienen ya el plumaje de juvenil han desarrollado la forma y estructure interna del pico que les permite empezar a filtrar su propio alimento. Una vez que los polluelos son capaces de volar seguirán a los adultos a las zonas de alimento o a lo largo de las rutas de migración hacia otras localidades (Shannon, 2000).

Nidos de flamenco con un solo huevo (izquierda). Polluelos de aproximadamente mes y medio de edad (derecha).

Volver arriba

Estado de Conservación

El hecho de que los flamencos viven en grandes bandadas los hace vulnerables a enfermedades de proliferación rápida. La principal amenaza para los flamencos es la perdida de hábitat debido la contaminación y al uso inadecuado de los cuerpos de agua que sirven de habitat a los flamencos. Una creciente amenaza es el cambio climático que podría resultar en periodos extremos de sequía y abundancia de agua sin crear las condiciones adecuadas para la alimentación y reproducción.

  • El flamenco andino esta categorizado como una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). La población estimada es de aproximadamente 38,600-36,700 individuos con una tendencia hacia el declive.
  • El flamenco de James se encuentra en la categoría de casi amenazado con una población estimada de 106,000 – 107,000 individuos, con una tendencia poblacional estable.
  • El flamenco chileno se encuentra en la categoría de casi amenazado con una población estimada de 290,000 individuos en los altos Andes y tierras bajas incluidas zonas costeras. Las poblaciones del flamenco chileno or austral también se encuentran en declive.
  • El flamenco americano se encuentra en la categoría de poca preocupación con una población aproximada de 220,000 y 320,000 individuos con una tendencia poblacional estable que tiende a incrementarse.
  • El flamenco europeo se encuentra en la categoría de poca preocupación con una población aproximada de 545,000 a 680,000 individuos con poblaciones estables que tienden a incrementarse.
  • El flamenco africano es abundante con una población de aproximadamente 2 y 3 millones de individuos. Sin embargo, la IUCN considera a este flamenco como casi amenazado con una tendencia poblacional en declive (Hughes, 2014).
  • Todas las especies de flamencos están representadas en forma de pequñas bandadas reproductivas en zoológicos en varios partes del mundo.

Volver arriba

Simbolismo de los Flamencos

Quizás debido a la coloración rosado-carmesí y la forma peculiar de su apariencia, los flamencos han tenido una presencia en las expresiones culturales de poblaciones humanas.

El flamenco americano es considerado un símbolo del caribe y frecuentemente asociado a un estilo de vida en esta región. Por ejemplo, hoteles y centros vacacionales mantienen flamencos en sus instalaciones y a veces permiten a los turistas alimentarlos e interactuar con estos. Los panfletos propagandísticos muestran a los flamencos como símbolo del caribe tropical. Así mismo, el flamenco americano es el ave nacional de las Bahamas.

Algunos residentes en el sur de la Florida colocan flamencos de plástico en sus jardines como símbolo de estilo de vida del caribe tropical. El símbolo del sistema de lotería del estado de la Florida es un flamenco.

Algunas culturas pre-colombinas tales como los Moche en Perú, plasmaron figuras de flamencos en sus trabajos en cerámica. En los Andes de Perú se cazan a los flamencos para usos medicinales ya que se cree que la grasa de flamenco cura la tuberculosis o tal vez la silicosis (Johnson and Cézilly, 1975).

Durante la existencia del imperio romano las lenguas carnosas de flamencos fueron considerados un plato altamente exclusivo (Ehrlich et al. 1988).

En Europa los registros más antiguos de flamencos datan de hace más de 7,000 a. P. (Edad de Bronce) en pinturas rupestres halladas en las cuevas de Tajo de las Figueras, Andalucía en España, siendo el registro más antiguo existe de flamencos y su relación con el hombre en el Viejo Mundo.

En el Nuevo Mundo, retratos de flamencos fueron talladas en rocas y pintadas en cuevas. Este arte rupestre data de hace 13,000-13,410 a. P. en el desierto de Atacama en Chile (Valenzuela et al. 2015).

Volver arriba

Referencias:

  • Amat, J.; Rendón, M.; Garrido-Fernández, J.; Garrido, A.; Rendón-Martos, M. and Pérez-Gálvez, A. (2011). Greater flamingos Phoenicopterus roseus use uropygial secretions as make-up. Behavioral Ecology and Sociobiology. 65: 665–673.
  • Cerrón-Palomino, Rodolfo. (2004). Las etimologías toponímicas del Inca Garcilaso. Revista Andina. 38: 22-23.
  • Cézilly, F.; Johnson, A. and Tourenq, C. (1994). Variation in parental care with offspring age in the Greater Flamingo. The Condor. 96: 809–812.
  • Chubb, Alison. (2004). New nuclear evidence for the oldest divergence among neognath birds: the phylogenetic utility of ZENK (i). Molecular Phylogenetics and Evolution. 30: 140–151.
  • Centro de Ornitología y Biodiversidad (2011). Cartilla de Identificacion de Parihuanas o Flamencos Altoandinos. Ed. Luis Alza, Il. Daniel F. Lane. Diag. Sergio Dancourt. Imp. Innograf S.A. Lima, Perú.
  • Ehrlich, P.; Dobkin, D. and Wheye, D. (1988). The Birder’s Handbook. New York, NY, US: Simon & Schuster, Inc. 271 p. ISBN 978-0-671-62133-9.
  • Ericson, P.; Anderson, C.; Britton, T.; Elzanowski, A.; Johansson, U.; Källersjö, M.; Ohlson, J.; Parsons, T.; and Zuccon, D. (2006). Diversification of Neoaves: integration of molecular sequence data and fossils. Biology Letters. 2: 543–547.
  • Harper, Douglas. (2019). Online Etimology Dicctionary. “Flamingo”. Recuperado de https://www.etymonline.com/word/flamingo
  • Hughes, Baz. (2014). The IUCN Flamingo Specialist Group; history, accomplishments and future directions. 3rd International Flamingo Symposium, 5-9 October, San Diego. CA. USA.
  • Jarvis, E. et al. (2014). Whole-genome analyses resolve early branches in the tree of life of modern birds. Science. 346: 1320–1331.
  • Johnson, A.; Behn, F. and Millie, W. (1957). The South American Flamingos. The Condor. 60: 289-299.
  • Johnson, A. and Cézilly, F. (1975). The Greater Flamingo. London: T & A. D. Poyser Ltd. 245 p.
  • Rodríguez, Eduardo. (2005). Flamencos altoandinos Phoenicopterus andinus (Philippi, 1854), Phoenicopterus jamesi (Sclater, 1886) y Phoenicopterus chilensis (Molina, 1782), en el Norte de Chile: Estado actual y plan de conservación. Corporación Nacional Forestal, CONAF. Antofagasta, Chile.
  • Salzman, Eric. (1993). Sibley’s Classification of Birds. Ornitologia e dintorni. Recuperado 15 November 2009.
  • Shannon, Peter. (2000). Plumages and Molt Patterns in Captive Caribbean Flamingos. Waterbirds. 23: 160-172.
  • Sibley, C.; Corbin, K. and Haavie, J. (1969). “The Relationships of the Flamingos as Indicated by the Egg-White Proteins and Hemoglobins”. The Condor. 71: 155-179.
  • Studer-Thiersch, Adelheid. (2000). What 19 Years of Observation on Captive Great Flamingos Suggests about Adaptations to Breeding under Irregular Conditions. Waterbirds 23: 150-159.
  • Valenzuela D. et al. (2015). Consumption of animals beyond diet in the Atacama Desert, northern Chile (13,000–410 BP): Comparing rock art motifs and archaeofaunal records. Journal of Anthropological Archaeology: 40: 250-265.