5 Buenas Razones Para Observar Aves

A donde quiera que vayas vas a ver aves. Ya sea caminando fuera de tu casa, visitando a tus parientes en otra ciudad, yendo a la playa, al mercado, las aves están por todos lados.  

Con un poco de curiosidad y esfuerzo podrías saber de qué se tratan las aves grandes que ves planear en el cielo, las pequeñas paradas en los cables y postes, las coloridas en tu jardín, o las que cantan todas las mañanas.

El interés por las aves suma un elemento adicional a las cosas que te rodean. Para algunos, poder identificar a las aves se vuelve un modo de entretenimiento mientras que para otras una adicción. 

Buenas razones para observar aves.

Si tenemos curiosidad por la naturaleza y queremos aprender más sobre nuestro entorno, la observación de aves es una buena opción, además de un divertido pasatiempo. 

Al tomar nota sobre las aves que nos rodean, es muy probable que nos percatemos de otros detalles. Podemos notar sonidos que antes pasaban desapercibidos. Es posible que empecemos a notar pequeños detalles de nuestro entorno, como árboles, insectos, frutos y flores. 

La presencia y ausencia de las aves nos hace sentir más en sintonía con el paso de las estaciones. La observación de aves puede ser la puerta de entrada para conocer y apreciar un mundo más amplio que siempre estuvo allí.

Se ha demostrado que el canto de las aves, escuchado de manera constante, mejora el estado de ánimo y de alerta mental.

He aquí cuatro buenas razones para comenzar a observar aves hoy:

  1. La observación de aves cuesta relativamente poco. Después de la inversión inicial en un par de binoculares y una guía de identificación, los únicos costos serán los gastos en viajes y las tarifas de las entradas a ciertos lugares como parques nacionales.
  2. Podemos observar aves en cualquier lugar, en cualquier momento. Se trata de un pasatiempo que podemos disfrutar tanto en nuestro patio o jardín como también alrededor del mundo.
  3. Es muy gratificante ver algo nuevo, poder identificar y nombrar lo que vemos. Es hacer nuevos descubrimientos. Y únicamente se requiere el esfuerzo que queramos dedicarle.
  4. La observación de aves también puede ser una actividad social o no.
    Más allá de ser una actividad familiar divertida, existen asociaciones de observadores de aves y otras organizaciones e instituciones que ofrecen programas en los que es posible conocer a otras personas y observar aves juntos, compartiendo conocimientos y aportando más ojos y oídos. Busquemos estos programas. Incluso por propia iniciativa, los observadores de aves se juntan y comparten notas. Pero si usted prefiere hacerlo a solas, también hay campo de sobra para ello.
  5. Beneficios a tu Salud Mental. Quizás tengas un lugar favorito, como un parque en la ciudad o un área natural a la que regresas constantemente por la sencilla razón de que te hace sentir bien. Esto es en parte porque estar en la naturaleza, detenerse en ella, descubrir los colores y cantos de  las aves, trae una sensación de calma y renovación. 

    Esta sensación no es algo que no sabíamos. Estudios científicos han probado que tal sensación se ha perdido como resultado de pasar más tiempo que nunca en el interior de casas y oficinas. 

    Por ejemplo, estudios realizados en Europa revelan que las áreas verdes y parques urbanos reducían la sensación de aislamiento y soledad de los residentes. 

    Así mismo niños que crecen en partes de la ciudad con más parques y otras áreas verdes tenían más conexiones neuronales en las regiones del cerebro vinculadas a la memoria de trabajo y la atención.

    Cada vez más se presta atención a las áreas verdes y a las aves como un elemento importante en la salud mental.

    Existe evidencia indicando que el contacto con las aves y la naturaleza beneficia nuestro estado de ánimo, nuestro bienestar psicológico, nuestra salud mental y nuestro funcionamiento cognitivo.

MÁS ACERCA DE LA OBSERVACIÓN DE AVES:

1 2